Primero que nada, fuera UPP!

13570048_1724479987839777_1574232973_oFoto:  Luiz Baltar

Una vez más, así como todos los días, la vida mareense fue interrumpida. Desde la madrugada de este lunes, 20 de junio, oíamos balazos.

Fuimos impedidos a circular, entrar o salir de nuestras favelas por un día más.

Por la mañana, las escuelas informaron que no habría clases, permanecieron cerradas y regresaron a sus casas a los niños que había logrado llegar a la escuela.

Un día más, el Conjunto de Favelas de la Maré, Zona Norte de Rio de Janeiro, sólo escuchó los balazos y no sólo fueron cerradas las escuelas por esta razón, sino también las centros s de salud. Pero la vida allá afuera de los muros visibles y invisibles de la favela, todavía sigue su curso. Nó solo sucede sino que también nos demandan, sobre el tiempo para llegar al trabajo, a la escuela o a las a universidades. Nos demandan e incluso dicen que nosotros tenemos la culpa de eso. Nos exigen y dictan reglas sobre lo que tenemos que pensar sobre eso.

Ees necesario entendert que esta política de crimalización de la pobreza no es mía, no es culpa de la favela, sino que es una política hecha de arriba hacia abajo. Sí, una política que deviene del Estado, del gobierno,  de las prioridades que ellos tienen y que desean tener para mantener a los suyos y a los privilegios de este pequeño sector de ricos  pertenecientes a la nación brasileña.

Irónicamente, actualemente tenemos  un país que está gritando “Fuera Temer”, “Permanece Dilma” pero que aquí, en el espacio favelado nuestro grito es “Fuera Bope”, “Fuera UPP”, “Fuera Ejército”, “Fuera la criminalización de la pobreza”, “Fuera las Olímpiadas”. Es decir, que nuestro grito tiene que ver más con la exigencia al derecho por la vida. La vida, es un sueño que todavía debe ser conquitado por la nación pobre, negra y favelada.

Ya sabemos el motivo por el cual somos tratados así, y además de ser mano de obra barata nos convertimos en un público que puede ser asesinado. Somos un sector que puede tener tanques de guerra, bope, policía antidisturbios, UPP y Ejército, por el simple hecho de vivir en un lugar favelado, periférico y pobre. Son innumerables las favelas que hoy en día están sufriendo esto, tan sólo en la ciudad de Rio de Janeiro.

Honestamente, con todo esto nosotros no podemos “Fuera Temer”, “Permanece Dilma”, ya que ellos no me representan, ellos nos matan y permiten que se derrame en el piso la sangre de nuestra gente de las favelas. No podemos perder el tiempo gritando algo que simplemente no nos contempla. Ya conocemos los intereses del gobierno, el cual, sólo quiere sus megaeventos, pero yo, quiero la vida! Es una lucha primaria, es la vida!

Me gustaría no ver más nada sobre eso, ni sentir nada al respecto,  o lavar mas sandre, ni tampoco exponer una sola palabra sobre esto. Pero no se puede evitar no verlo ni mucho menos, aceptarlo e conformarse con ello. Por esta razón, es necesario gritar y seguir gritando hasta que nos escuchen: “Fuera la militarización de las favelas”! Ese es nuestro histórico grito en la nación favelada!

Es nuestra sangre la que se derrama en el piso a cambio de un megavento!

Favela resiste!

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s